Españoleando en Guirilandia

Soy cañí porque así me hizo Dios.

26 agosto 2006

Los maravillosos y repugnantes mecanismos de la naturaleza

"¿Sabía usted que la cuclillo pone los huevos en nidos de otros pájaros, a la vez que engaña a éstos después que nacen sus pichones?

Cuando llega la época de postura, la hembra cuclillo (...) se oculta entre las hojas y espía a otros pájaros que construyen sus nidos. (...) Entra en acción cuando ve que la hembra del otro pájaro pone sus huevos. Apenas la propietaria del nido parte del mismo, la cuclillo se dirige allí y pone su propio huevo a la vez que procede de manera muy inteligente, pues toma uno de los huevos puestos por la dueña del lugar y lo arroja afuera. De esa manera evita que la mencionada entre a sospechar algo (por la modificación de la cantidad de huevos).

La cuclillo emplea una estrategia notable, con una regulación del tiempo perfecta, para garantizar que su descendencia empiece una vida segura. (...)

Al quebrarse la cáscara y luego de un período de incubación de doce días, el cuclillo recién nacido, apenas abre los ojos después de cuatro días, se encuentra con sus padres sustitutos muy cariñosos. Lo primero que hace el polluelo después que sale del huevo, es tirar fuera del nido los otros huevos cuando los padres sustitutos están ausentes. Entonces éstos alimentan única y cuidadosamente al recién nacido, al que lo consideran hijo de ellos. Hacia la sexta semana, cuando la cría deja el nido, nos encontramos con el interesante panorama de ver al hijo adoptivo, un pájaro grande, alimentado por dos pájaros pequeños.

Pensemos porqué el cuclillo deja su descendencia al cuidado de otros pájaros. ¿Se vale la cuclillo de ese recurso porque es demasiado perezosa o por la falta de destreza para construir el nido? ¿O será debido a que una vez construyó el nido y cuidó a la cría pero después comprobó que era una tarea muy ardua y encontró este método? ¿Piensa usted que un pájaro puede planear algo así? Seguramente ninguna de estas suposiciones es cierta. Lo que hará este ser viviente le será inspirado. Al igual que todas las otras criaturas, los cuclillos también hacen lo que Dios les ordena."



"Me preguntaba sobre ese Dios Cósmico que permitía que sus criaturas se torturase unas a otras así. ¿Cuántos homínidos, mamíferos y trillones de otras criaturas habrían pasado sus últimos minutos en semejante miedo mortal, sus corazones desbocados, la adrenalina fluyendo por su cuerpo y cansándolos más rápidamente, sus pequeñas mentes compitiendo en una carrera sin esperanza de escapatoria? ¿Cómo puede un Dios describirse a sí mismo como Dios de la Misericordia y llenar el universo de colmillos como éstos? Recordé que mi abuela me contaba que Charles Darwin, a pesar de ser ser criado como devoto cristiano, se había vuelto ateo al estudiar una avispa que paralizaba a una especie de araña grande, le insertaba su embrión, y dejaba que la araña se recobrase e hiciese su vida hasta que llegaba la hora de que la larva de avispa abriese su camino a la vida a través abdomen de la araña viva."
Dan Simmons, Endymion, cap. 34

Etiquetas: ,

3 Comments:

  • At 29/8/06 12:07, Blogger - O S A K A - said…

    El tema de Dios.

    la diferencia con los demás animales estriba en que el hombre es libre, y que está condenado a serlo. Inluso su dimisión más radical, el suicidio, es un acto de libertad. (Libertad compatile con la idea de un Dios, pero que no obliga a deducir de la primera su existencia)

    Desde luego no me trago que estemos programados hasta un punto en que no exista responsabilidad. Hay buenas personas y hay miserables formas de ser humano. Nos definimos a diario con nuestros actos y anhelos. Y somos responsables de ambos.

    Claro que el mundo es finito, claro que los recursos son limitados, ¡y nuestra propia vida!... pero la ley de Darwin, esa angustiosa camisa de fuerza (tan útil para ENTENDER, por otra parte), no determina nuestros actos. Nos condiciona, va con nosotros, pero no nos define. Los condicionantes de una persona, examinados uno a uno, nunca podrían explicar por ejemplo sus actos de heroísmo (los visibles y los inéditos), ni el genio, ni la maldad... Y sin embargo existen. Y son imputables a personas como tú y como yo. Pienso que somos más que carne y conexiones nerviosas. Mucho más.

    por pequeña y angustiosa que sea la celda (enfermedad, pobreza, analfabetismo...), cabe lugar para la libertad, para un resquicio de identidad.

    si mi vida se recorre en pocos minutos, quiere decir que los minutos cuentan, no que carezcan de sentido. Al menos eso pienso.

    un fuerte abrazo,
    Naco

     
  • At 1/9/06 13:15, Blogger Anónimo García said…

    No hablaba yo mucho de la libertad en este texto, o por lo menos no lo intentaba, de todas maneras es un tema que tambien me ha dado quebraderos de cabeza. Me parecia que nuestros actos no eran mas que el acto reflejo de todos nuestros condicionantes anteriores, pero bueno, eso no nos exime de responsabilidad por ellos, y ademas, que leches, si hasta el electron es libre de pasearse y hacer lo que le venga en gana, el muy irreverente.

    Tampoco hablaba, o no pretendia, de la diferencia entre humanos y animales. Pero la libertad es una buena idea sobre la ue tengo que discurrir.

    Yo hablaba (mas bien ellos hablaban por mi) de dos de mis obsesiones: la naturaleza, maravillosa y cruel, y Dios, popular e ignorado.

    Acabara con una frase que viene al cuento:
    "Me hubiese gustado que la naturaleza fuese un enorme edificio de cristal para poder tirarle piedras" (Dan Simmons en "Endymion")

    Abrazos, esperamos detalles pormenorizados de sus hazanas en tierras moriscas!

     
  • At 5/9/06 18:28, Blogger - O S A K A - said…

    por supuesto que no hablabas de la libertad únicamente, pero ya sabes que "uno sólo ve lo que conoce" (tinieblas el resto), y claro, en mi retina se quedó grabado este comienzo de frase... "Me preguntaba sobre ese Dios Cósmico que permitía" Si Dios no 'permitiera', no habría libertad. [Aun así, este argumento me deja casi desnudo ante la evidencia palmaria, por ejemplo, de los cataclismos en los que nada cuenta la voluntad humana (bueno, pero vamos a tener un montón de ocasiones para hablar de esto)]

    respecto a tu frase: "Me parecia que nuestros actos no eran mas que el acto reflejo de todos nuestros condicionantes anteriores", sólo decir que dentro de los condicionantes, pienso que debemos contar (supongo que tú también lo haces) no sólo con el 'factor ambiente', sino también con el 'genético-hereditario' y (me lo saco de la manga, como quien no quiere la cosa) con el factor definitivo de 'la voluntad personal' Es decir, que en ocasiones, estaríamos programados para poder pasarnos por el Arco del Triunfo la programación establecida.

    esa voluntad de la que hablo, ¿no deriva simplemente de las otras dos variables humanas? Puede ser. Desde luego, no las niega. Aun así ¿cómo explicar entonces que podemos sobreponernos y superar los condicionantes más adversos? Llamo a eso 'libertad', y la baso en la voluntad personal y el conocimiento (y aceptación) de la realidad. Algo que ya nada ni nadie puede borrar del mapa.

    de todos modos, sé que no digo nada revolucionario, ni que sea contradictorio con tus propias ideas

    Al final, estas tres dimensiones no son más que una chorrada de sistema que ME SIRVE para intentar explicar el increíble potencial encerrado en cada uno de nosotros. Un científico serio bien podría utilizarlo como papel de cocina... o algo peor

    ufff!!


    n a c o

     

Publicar un comentario

<< Home