Españoleando en Guirilandia

Soy cañí porque así me hizo Dios.

17 febrero 2006

Riqueza

Belfy:
Tenemos un planeta que nos acoge, nos cuida y nos da todo lo que necesitamos. Tenemos dos manos, dos agujeros en la nariz, dos fémures, una glándula pituitaria o hipófisis y un páncreas y todas esas cosas que hay por dentro y por fuera de nosotros que de sólo pensar cómo están hechas y lo bien que funcionan y lo poco que hay que preocuparse por ellas y lo mucho para lo que sirven pone los pelos de punta, por no hablar de cómo han llegado a ser como son, que marea y está fuera de toda comprensión humana. Tenemos comida que llevarnos a la boca todos los días, tenemos libertad en buena medida, certeza de que nuestra integridad física no peligra, la seguridad de una vida más o menos cómoda. Tenemos dos padres que nos adoran, tenemos amigos que nos quieren y una chavala deliciosa.

Tenemos todas esas cosas y deberíamos acordarnos de cada una de ellas cada mañana al levantarnos y cuidarlas mucho y darles las gracias una a una por existir.

Etiquetas: ,

3 Comments:

  • At 20/2/06 10:21, Anonymous little said…

    Cuando pienso en lo perfecto que es el cuerpo humano me asusto

     
  • At 27/2/06 12:16, Anonymous METEORO said…

    Simplemente GRACIAS



    GRACIAS POR RECORDARLO

    Me ha encantado la entrada en general y más las últimas líneas. Es necesario ponerlo por que por desgracia se nos olvida como dices dar las gracias. Creo que nos vemos sometidos a una angustia continua, una angustia artificial creada del estrés subyacente que padecemos. No digo que no sea suficiente fundamento para la queja las causas que la motivan, pero definitivamente esta malvalorada, o más en concreto sobrevalorada.



    El post me ha hecho recordar una conversación con Nacho cuando el tema laboral no estaba nada definido por su parte y yo no hacía más que soñar en largarme de la empresa. Si mal no recuerdo fue a la salida del Corripio(una sidrería asturiana en la Calle Fuencarral)y la cosa siguió más o menos así:



    Nacho: No se yo cuando llegará el día que acabe forrándome

    Meteoro: Te harás rico, y ese día llegará cuando tu trabajo te llene



    A día de hoy yo corregiría esa frase diría (te harás rico DEFINITIVAMENTE, cuanto te llene).



    PD: No estamos ciegos pero a veces padecemos miopía, ahí está el problema, y eso nos impide ver realmente la cantidad de cosas maravillosas que hacen que todo sea posible y que existan cosas realmente que merezcan la pena.

     
  • At 1/3/06 18:14, Anonymous xIgx said…

    Ciertamente, sólo nos acordamos que tenemos cabeza cuando nos duele, y lo digo con doble sentido. Es difícil apreciar los dos pequeños aujericos de la nariz y la importante función que desempeñan cuando nos vemos empujados a una vorágine de coches, mujeres y dinero, cosas todas ellas vanas y sobrantes que sin los dos aujericos en la nariz, catapún chispún.

     

Publicar un comentario

<< Home